29 septiembre 2016

Spotless: un limpiador de escenas del crimen

Terminando de ver Strangers Things y buscando serie nueva, me encontré en Netflix con Spotless.


La serie es una producción entre Francia e Inglaterra, y se sitúa en Londres. Cuenta la vida de los hermanos Bastiere, que atravasaron un hecho traumático de la infancia que los deja marcados, y que se reencuentran después de mucho tiempo sin verse bajo circunstancias pecularies.

Uno de ellos, el hermano que al parecer está inserto correctamente en la sociedad, tiene una familia compuesta por su esposa (que está muy bien), una hija que está por entrar en la adolescencia y un hijo unos años menor. El otro, es un tipo que anda en cosas oscuras, vinculado a la mafia, y negocios del narcotráfico.

El hermano bien tiene una empresa de limpiar escenas donde ocurrieron hechos sangrientos, y que trabaja por encargos de la policía, y se ve de golpe metido en una tramoya que involucra a uno de los mafiosos pesados de Londres, falopa, y su hermano. Para zafar de la situación, termina trabajando para el mafioso haciendo lo que mejor sabe hacer: Limpiar las escenas de crímenes.

La serie no es la graaaaaaaaaaaaan cosa, pero es un drama bastante entretenido.

Son unos 8 capítulos la primer temporada, así que se ve traqui, yo voy por el cuarto-quinto.


06 septiembre 2016

Dr. Bloodmoney



Si bien nuestro querido amigo Philip empieza el libro antes del evento apocalíptico, la historia de Dr. Bloodmoney se sitúa 7 años después de que caen las bombas que hacen mierda todo dejando cosas flúo y aberraciones genéticas a su paso, entre las que se encuentran ratas que tocan flautas, y perros que hablan. 

El libro cuenta varias historias que se van entrelanzando, por un lado la de Stuart McConchie, un negro (o afroescendiente) vendedor de aparatos de televisión; Hoppy Harrington un focomelo (por focomelo, léase tullido) capaz de mover los objetos a distancia y de arreglar pila de cosas; Bruno Bruthgeld, un científico abrumado por la culpa de su error de cálculo que ocasionó la muerte de miles de personas; Bonny Keller, una perfecta ama de casa norteamericana, feliz en el reducido mundo de su marido, su hogar y su psicoanalista, y que al parecer le gusta más la pija que el dulce de leche,  Walt Dangerfield, un astronauta embarrancado en su órbita alrededor de la Tierra, convertido en el más extraño y más popular disc jockey del mundo, y las historias de otros seres anodinos, hundidos en la vulgar cotidianeidad de la vida en una ciudad cualquiera de los Estados Unidos, luego de que todo se hace mierda y se debe empezar de nuevo.

En resumen mi querido y (mal de la capocha) escritor, presenta una novela con muchos personajes situados e interactuando en el mismísimo postapocalipsis. Un mundo que se queda sin comunicaciones, ni sistemas, ni whisky bueno y donde los supervivientes hacen lo posible por crear nuevas comunidades. Todo esto en un escenario de destrucción, hambre, envidia, sed de poder, y tullidos fluorescentes con poderes sobrenaturales.

16 julio 2016

Lego DC Comics Super Heroes: Justice League: Cosmic Clash

En esta vuelta a ver películas de superhéroes animadas, di con Justice League: Cosmic Clash de Lego.



La verdad que toda la franquicia Lego cumple con el cometido de entretener, y le da una vuelta a las historias de superhéroes, al menos, si no tienen nada que hacer, y están buscando ver algo que los divierta un rato esta es una opción recomendable.

En esta entrega toda la liga tiene que luchar contra Brainiac que quiere catalogar y encoger el mundo.



05 julio 2016

La piba que cagó al novio en Bariloche



La situación, si bien podría ser genérica, y hacer referencia a un hecho que se repite todos los años con diferentes protagonistas, esperable de toda manada de adolescentes con hormonas alborotadas a flor de piel y firmes músculos que se juntan en esa localidad, y que conforma un hecho que se repetirá mientras esto siga sucediendo, dejó de ser genérica cuando llegó a las redes sociales.

El problema, es que la chica en cuestión compartió el suceso (a propósito o no) quedando identificado sus autores y su "víctima",al igual que desatar la polémica moral nuestra de cada día que no deja de ser divertida.

Claro que uno ya alejado de esas cosas simplemente se para lejos, bien arriba de la grada, y en vez de entrar en la misma, no deja de pensar que bien podría pasarle a su hija.... (las cosas de la edad), ya que estamos mas cerca de que mi hija vaya a ese lado, que del momento del que yo fui y me embriagué e hice todas esas cosas que gracias a dios quedaron en el olvido de la memoria de unos pocos, y que gracias a dios y a todos los santos sufrió el deterioro de cualquier hecho  del que han pasado ya 20 años, y que por suerte no quedó estampado para siempre en algún repositorio de datos con acceso libre.

Y nada, acá estoy, aburrido, esperando los detalles de este suceso.

Porque así como uno entiende que la situación siempre ha pasado y pasará, también acepta que el mirarlo de afuera, (con la bajeza que eso implica) no deja de ser divertido. Al menos hasta que le toque a uno.

Pero así es la vida, y si hay algo que la tiene la vida es aceptar que de la muerte y de los cuernos... no se salva nadie.

Así que si alguno tiene más detalles, agradezco los comparta.