06 diciembre 2009

Te soplo las disculpas

Ustedes, quienes vienen al blog todos los días, y leen, o no leen pero comentan, verán algún cambio a partir de hoy.

Tengo las bolas llenas que caigan comentarios en post viejos de viagra, de pastillas de otro tipo menos altruistas que las azules, que por lo menos sirven como un elemento positivo a la comunidad (Ya que todos sabemos que un pueblo que garcha es un pueblo feliz), de venta de neumáticos usados, de celulares en oferta, y de remates ganaderos. Así que tomé la decisión de poner el cuchuflo que después de comentar te pida poner la palabra. Así que a todos ustedes que pasan y comentan, ahora se les va a complicar un poco mas.

Pense que pedirle a Barak Obama, o al Pepe Mujica, o quizá a Maxi de la Cruz que difundiera esta noticia, pero después pensé que quizá no vale la pena para avisarle a las 3 personas que visitan este blog, de las cuales 1,5 comenta.

En una de esas era mejor un telegrama, pero tampoco me daban las bolas, quizá un mail... pero tenia otras cosas que hacer, como separar la ropa blanca de la de color, o cercenarme alguna parte del cuerpo buscando la iluminación espiritual a través del dolor físico.

De todos modos, les dejo una china que les sopla la vela:



Que cabecita para andar haciendo eso en una vidriera no??

4 comentarios:

Mariela Torres dijo...

El video me encantó, es muy lindo, no me imagino cómo lo harán.

Avisame si te da resultado poner la palabra, en mi otro blog Todo para la vida, a cada rato recibo spam en japonés. He puesto los textos en el traductor y me ofrecen trabajo, o ponen consejos de sexo, creo, porque el traductor no es perfecto.

Saludos.

Silvina dijo...

me siento discriminada
xq en mi blog ni esos comentarios spam dejan

MonikaMDQ dijo...

pero está bien, ponga cuchuflo y que todo le sople una vela... ;)

Deybi dijo...

Jejeje, somos muchos los que estamos iguales. Es que la gente es tan aragana que no quiere ya ni comentar, o tal vez por la crisis no comentan para ahorrar el rato que pasan en internet por la luz.

Serán miles de cosas, pero la gente cada vez comenta menos, ¡juas!.