23 marzo 2010

Relaciones Interpersonales

Bien podría llamarse un libro, o realizar una miniserie de 40 temporadas (que de mini no tendría nada ahora que me lo pongo a pensar) y llamarse exactamente igual que el post. Incluso Salvat podría verse imposiblitado de imprimir una edición de bolsillo sobre el tema, teniendo en cuenta la cantidad de tópicos y subtemas por tratar.

Es jodido... y en esas 2 palabras puedo resumir todo por lo que pasamos cada vez que tenemos que entablar una relación con otro ser humano, y notese que dije ser humano, porque con un animalito es diferente... por varios motivos, entre otros el animal no tiene la maldad intrínseca, y obviamente no tiene artimañas tan afiladas para lograr engañarnos, ni busca una ventaja. Simplemente come, duerme, busca cariño, y si no tiene ganas no te da pelota. Es como mas fácil. Mas directo, mas honesto.

En cambio, cuando hablamos de una relación entre 2 personas, entran otros factores en juego, sobre todo cuando una de las personas tiene sentimientos que la otra no comparte, ni decir cuando los comparte por momentos, o uno cree que los comparte, pero que no es así. Ahí es cuando juega un rol fundamental la pared esa que uno logra construir a lo largo del tiempo, a lo largo de los años, y que bien o mal aguanta camiones... aunque la grieta mas chiquita puede hacer un desastre. Ni te digo si justo estas pasando por abajo, seguro que un adoquín te parte la cabeza...

Y lo que tiene eso, es que por lo general no te mata, porque si te matara... todo sería mas fácil.

5 comentarios:

M@bel_es_ Azul dijo...

Hoy leo con asombro que no has puteado!

¿Te sentís bien? Porque lo que escribiste es una reflexion excelente.

Te mando un cariño, porque se me dio la gana , claro!!

Saludos.

Emma dijo...

la maldita circunstancia...

Zeithgeist dijo...

hay q irse a vivir arriba de una montaña solo. CARAJO.

Mariela Torres dijo...

Sí, las personas son difíciles. Pero bueno, hay muchas, y no son todas iguales.

SOL dijo...

No te mata, es cierto, pero te hace poner una fila más de ladrillos en la pared, lo cual, a su vez, hace que la próxima relación interpersonal sea aun más difícil... quiero volver a tener 13 años! era todo mucho más fácil, no había paredes tan altas