04 abril 2010

Moralejas para preservar el culo

Llega un tipo a un hotel y pide habitación. El encargado le dice que sólo tiene una cama en un cuarto compartido, la cual nadie quiere porque el otro huésped ronca muy fuerte.
El fulano le responde que no hay problema y decide compartir la habitación.
La mañana siguiente el encargado le pregunta si durmió bien.
- Perfectamente -responde.- ¡Muchas gracias!
- ¿Y el señor de los ronquidos?
- Mire, apenas entré en la habitación, le di un beso en la mejilla y una palmadita en la nalga, ¡y se pasó toda la noche con los ojos abiertos y la cola pegada a la pared!

MORALEJA
No hay grandes problemas, sino grandes soluciones

4 comentarios:

Mariela Torres dijo...

Hay que reconocer que fue eficaz.

GABU dijo...

Jajajajajajaajaj

Existe otra versiòn que refleja algo asì como que en el mundo faltan màs capitalistas porque a putos estarìan vaaaaaaaaarios dispuestos... ¬¬ Cuack!! ;)
jajajajajajaajajaj

BESITOPPPPP

Geraldine, dijo...

Esopo quedó chico....

pelado1961 dijo...

En caso de que al señor que roncaba le hubieran gustado el besito y la palmadita, el asunto pudo darse vuelta (sic) totalmente en contra de nuestro héroe.