24 agosto 2010

Cambios profundos

Diciembre del 2012.

Luego de estar muchos años afuera, vuelvo al Uruguay para pasar las fiestas en familia.

El taxista que me trae del aeropuerto me habla de la última novela de Scott Turow.
Cansado, apenas escucho lo que me dice.

Miro somnoliento la ventana. Las plazas están repletas de personas leyendo.

Puedo ver en los bares libros sobre todas las mesas, y basta que avancemos unas cuadras para que la vidriera de alguna librería aparezca frente a nosotros. Hay gente que lee por doquier.

Me incorporo, bajo la ventanilla para que el aire fresco termine de despertarme.

Al detenernos en un semáforo una señora que cruza la calle, llevando las bolsas del supermercado, le dice a su amiga: 'No, no... en Cortázar la fuerza de la lectura es centrípeta, mientras que en Borges es una lectura centrífuga que te impulsa hacia un saber enciclopédico' .

No logro entender lo que sucede. Donde mire hay alguien con un libro en la mano.

Me bajo del taxi. En la puerta de casa me están esperando.

Suponía que me abrazarían, pero no. Estaban esperando subir al taxi que yo dejaba para ir al ballet y a la ópera.

Mi vecino se me acreca y me entrega un folleto de una exposición de pintura y su hija me invita para el dia siguiente a una obra de Teatro en el cine del barrio.

Antes de soltar las valijas pregunto qué es lo que está pasando.

-Ah... claro, no sabés nada.

- Fue hace 6 meses...

- Qué pasó?


- ... Murió Tinelli.

2 comentarios:

Mariela Torres dijo...

Jajaja, sí, ya lo había leído. Me gusta la conversación de las mujeres que llevan las bolsas del supermercado, es bueno saber eso.

M@bel_es_ Azul dijo...

Si hay que esperar que muera Tinelli para cambiar nuestra forma de vida es porque NOSOTROS ya estamos muertos.