16 diciembre 2010

Wikileaks y Uruguay

Para vaciar el siguiente post de todo contenido subjetivo de mi parte, copio la nota cual fue publicada en Montevideo.comm.



El sitio web de Wikleaks dio a conocer el contenido de seis cables diplomáticos originados en Montevideo, cinco de los cuales ya habían sido adelantados por el diario El País de España esta semana (los que hablan sobre el caso Henry Engler, los vinos envenenados y las "cicatrices de la dictadura en nuestro país"). El sexto está basado en la "campaña de desprestigio" que hace la izquierda uruguaya a los Estados Unidos y una posible "respuesta" de parte del gobierno de Bush.

Fechado el 13 de diciembre del 2006 en Montevideo y escrito por el ex embajador Frank Baxter, el cable diplomático realiza varias reflexiones sobre la izquierda y los grupos de derechos humanos.

"La izquierda usa los derechos humanos para desacreditarnos", se titula el parte diplomático.
"Los grupos izquierdistas de Uruguay están usando los derechos humanos como forma de lamento anti estadounidense", se queja al comienzo Baxter. "La cobertura de la prensa en el Día de los Derechos Humanos (que se celebra el 10 de diciembre) refuerza la noción local de que los izquierdistas son los únicos 'verdaderos' defensores de los derechos humanos"

El cable se queja del uso que prensa y gobierno dan a los documentos desclasificados de Estados Unidos sobre la dictadura uruguaya y culmina sus conclusiones iniciales de una forma vagamente amenazadora. "La máquina de propaganda anti estadounidense está empezando a hacerse sentir más fuerte y el tiempo para dar alguna clase de respuesta está llegando".

Baxter reclama que en el Día de los Derechos Humanos la prensa trató con nostalgia la figura de Salvador Allende y "vilificó a los que se lamentan por la muerte de Pinochet". Explica que los legisladores comunistas y socialistas "lo demonizan por ser inspiración de otras dictaduras" y que "pocos mencionan el suceso económico de Chile y la verdadera amenaza planteada por el comunismo internacional en la Guerra Fría".

Estados Unidos mencionaba que los documentos desclasificados de los Estados Unidos estaban "alimentando las acusaciones izquierdistas contra Juan María Bordaberry y Juan Carlos Blanco".

El cable se muestra preocupado por la campaña de Telesur con propaganda anti-americana y comenta que Uruguay tiene un 10 % de acciones en Telesur y que el canal estatal "ha incrementado en su programación las transmisiones de propaganda anti estadounidense y conspirativa"

Para Estados Unidos, las acusaciones contra este país por su colaboración en el Plan Cóndor no son nuevas, "lo que es nuevo es que ahora el Frente Amplio está en el poder y tiene los recursos políticos y mediáticos para que los viejos cargos sean aún más incómodos para Estados Unidos". Al gobierno norteamericano le preocupaba que este "desenterrar el pasado" se estuviera volviendo algo más complicado que ser simplemente una "distracción pública políticamente conveniente". "No creemos que Tabaré Vázquez apoye este desarrollo de las cosas, pero también dudamos que haga algo por disuadirlo", explica Baxter.

"Puede que llegue el tiempo de que tengamos que defendernos ante este asalto a la credibilidad de Estados Unidos y sus intenciones. No estamos aún en ese punto, pero los juicios de Bordaberry y Blanco pueden hacer necesario que respondamos. Al fin y al cabo, nuestros principales intereses en la región dependen en buena parte de nuestra reputación", concluye el cable.

No hay comentarios.: