11 enero 2011

Ser y Dejar de Ser


- Elvex, ¿me oyes?
- Si, doctora Calvin - respondió el robot.
- ¿Continuó tu sueño? Dijiste antes que los seres humanos no aparecían al principio. ¿Quiere esto decir que aparecieron después?
- Sí, doctora Calvin. Me pareció, en mi sueño, que eventualmente aparecía un hombre.
- ¿Un hombre? ¿No un robot?
- Sí, doctora Calvin. Y el hombre dijo: "¡Deja libre a mi gente!"
- ¿Eso dijo el hombre?
- Sí, doctora Calvin.
- Y cuando dijo "deja libre a mi gente", ¿por las palabras "mi gente" se refería a los robots?
- Sí, doctora Calvin. Así ocurría en mi sueño.
- ¿Y supiste quién era el hombre..., en tu sueño?
- Sí, doctora Calvin. Conocía al hombre.
- ¿Quién era?

Y Elvex dijo:

- Yo era el hombre.

Susan Calvin alzó al instante su arma de electrones y disparó, y Elvex dejó de ser.




Isaac Asimov, Sueños de Robot

2 comentarios:

Luciano dijo...

Uh, se me atragantó el sanguche.

El Gaucho Santillán dijo...

Si yo hubiera sido Asimov, lo hago venir a Giscard Reventlow, y que la haga bosta a esta cornuda!!