20 mayo 2011

Efecto BIRG



Y SI SEÑORES, ENTRE LOS 4.



Después de esto, y la felicidad que me llena (por algún extraño motivo) me llegó hoy un correo de Genciencia, que explica el efecto BIRG.

Uno de los fenómenos psicológicos/sociológicos/antropológicos que más me fascina es la fervorosa adscripción de un aficionado al fútbol con su equipo. Hasta el punto de que si su equipo gana un partido, parece sentirse como si él mismo hubiera ganado el partido. De hecho, no nos costará ver cómo el aficionado del equipo ganador ridiculiza al aficionado del equipo perdedor, como si el perdedor fuera más el aficionado y no el equipo.

El efecto BIRG (Basking In Reflected Glory, es decir, Complacencia en la gloria reflejada) es la responsable de que nos guste decir a los demás con orgullo que nosotros fuimos al mismo colegio que determinada celebridad, y que la gente diga “nosotros ganamos” cuando en realidad ganó un equipo de jugadores que chutan el balón a cambio sumas astronómicas de dinero.

Pero el efecto BIRG tiene otras implicaciones más sutiles, aunque sumamente interesantes. Por ejemplo, que la gente tienda a mentir sobre su fecha de nacimiento para fijarla en días señalados. Un tendencia que incluso podemos observar en el clero. Sí, habéis leído bien. A los curas les encanta nacer en Navidad.

La verdad ni puta idea, porque aparte lo googlé y no salió un carajo, pero yo cumplo el 24 de diciembre, y por lo pronto....

PEÑAROL CARAJO!

1 comentario:

El Gaucho Santillán dijo...

Obdulios Varelas, eran los de antes.

Feliz fin de semana