16 septiembre 2011

Iba una monja en un taxi, entonces el taxista le dice:
- Siempre soñe con que una monja me haga un pete.
Y la monja le contesta:
Bueno, pero solo si usted es soltero y cristiano.
¡ Si, lo soy! - responde el.
Entonces le hace el pete y el taxista le dice:
- Perdone hermana, le mentí, soy judio y estoy casado.
Y ella le responde: ¡No pasa nada! Yo me llamo Carlos y voy a una fiesta de disfraces

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Con ésto finalizamos el aprendizaje de que la mentira es jodida.

El Gaucho Santillán dijo...

jajajajaja!!

Yo conozco este final:

La monja canta:

"Yo soy Pascual!
Homosexual!
Me visto `e monja,
y peteo iguallll!

Es bueno.

Saludos

GABU dijo...

Jajajajajajajaja

Este debe ser uno de los pocos chistes que cada vez que lo escucho,me parece verlo... :P

BESOS PROYECTADOS ;)

JOAQUIN DOLDAN dijo...

buenisima la excusa que se inventó la monja....