11 mayo 2012

El Bachural recomienda: El blog del Cone

Les recomendamos un reciente descubirimiento de la blogosfera: El Blog del Cone.

Quién mierda es el Cone preguntarán ustedes... sepan que su duda está siendo compartida por parte de la población terrestre, que no tiene ni puta idea, ni le importa quien carajo es la persona detrás de esas 4 letras. Salvo aquellos que usan twitter.

Esos seguro que lo conocen por joyas de 140 caracteres tales como:

- ¿Cómo que a mi hija se le encogieron los ovarios? - No señora, le dije que a su hija se la cogieron dos o varios.
o como:
Recién pensaba qué triste que el pueblo peruano votara a la hija del sorete ese, que no podía ser. Después me acordé de Pedro.

Ahora este muchacho se desprendió de ese límite impuesto por el imperio de 140 caracteres y se tiró a la inmensidad de lo ilimitado, como los tripulantes del Challenger, como Icaro, como Prometeo, como Carlitos Diaz.
Sin mas presentación, les dejo esta entrada de su blog intitulada: Dospuntosero:

Te manejo internet, mail, Facebook, Twitter, Linkedin, procesador de texto, excel (pero sin fórmulas) y si me das unos días te armo una presentación re-linda en power point.
Sé programar lavado, prelavado, lavado rápido, enjuague, pre-enjuague, centrifugado y precentrifugado en el lavarropa.
 Con el microondas caliento, cocino, coso, descongelo, hiervo y hasta recaliento la pizza del miércoles de noche para acompañar el café con leche del jueves de mañana.
Soy capaz incluso de manejar ese marciano al que le ponés una tarjeta, apretás un par de botones y te da plata.Pero no logro traspasar la frontera de la operación inversa con el cajero del banco. No logro usar el buzón para depósito del banco. Cada vez que voy, hago el procedimiento treinta y siete veces para no equivocarme en nada. Y de todas formas cuando introduzco el sobre siento que mi plata va a ir a parar a cualquier lado menos a mi cuenta. Más bien siento que desaparece o queda flotando en el aire. No tengo a ningún funcionario a quien echarle la culpa. 
No creo ser el único y cada vez que hago la operación el resultado es el esperado pero no evita que a la siguiente vez sienta que voy a tirar mi plata.
Ah, tampoco sé manejar el aire acondicionado de la oficina, pero eso ya es de tarado nomás.

No hay comentarios.: