21 agosto 2012

El Bachural Literario: World War Z.

Durante mucho tiempo estuve buscando este libro y no estaba ni acá, ni en Buenos Aires, así que había desistido ya que traerlo de España salía un huevo. Eso fue hasta que conseguí un Kindle, gran invento, sobre todo porque es más fácil poder encontrar este tipo de títulos extraños.


En este libro Max Brooks nos trae un relato de la Guerra Mundial Zombie, un relato oral, en base a entrevistas con los sobrevivientes de la guerra. Parece un enorme bolazo, pero el libro se vuelve un documental con un grado de detalle excelente sobre los hechos ocurridos, desde el comienzo de la infección, pasando por "el grán pánico" y la reconstrucción.

Diferentes entrevistados, con diferentes puntos de vista a lo largo del conflicto muestran las decisiones duras que se tuvieron que tomar, como se enfrentó la amenaza desde distintos sitios del planeta, y como la guerra, al igual que otras sacó lo mejor y lo peor de las personas.

Cada historia comienza con un pequeño párrafo que situa el entrevistado realizando una breve descripción del sitio en el que están, años después de haber destruido a la amenaza zombie (aunque aún algunos siguen dando vueltas). Un Estados Unidos devastado, que se recupera y que goza de un Sistema Universal de Salud, una Cuba rica con bancos fuertes y llena de dinero erigiendose como potencia mundial con Fidel Castro a la cabeza, el levantamiento del Sacro Imperio Ruso, e incluso se explica la evacuación de Japón.

Si le pueden hechar mano, no duden en leerlo.

Les dejo el link de Wikipedia y un fragmento de una de las entrevistas a Todd Wainio un veterano que estuvo en la batalla de Yonkers, y que relata paso a paso.

Yo sé que a los “historiadores profesionales” les gusta decir que Yonkers fue una “falla catastrófica de la maquinaria militar moderna,” que comprobó ese adagio de que los ejércitos aprenden cómo combatir en una guerra sólo cuando ya está comenzando la siguiente. En lo personal, creo que no tienen ni puta idea. Claro, no estábamos bien preparados, nuestro equipo, nuestro entrenamiento, todo lo que le acabo de decir, todo fueuna metida de patas de primera. Pero el arma que más falló no fue ninguna de las que salende las líneas de producción. Es una tan vieja como… no sé, supongo que tan vieja como laguerra misma. Es el miedo, amigo, sólo el miedo; y uno no tiene que ser el maldito Sun Tzu para saber que la guerra no se gana matando o lastimando al del otro lado, se gana metiéndole miedo hasta que decida que no quiere seguir peleando. Destruir sus espíritus,eso es lo que intenta todo buen ejército, desde la pintura en la cara hasta el “blitzkrieg” y hasta… ¿Cómo fue que llamamos al primer ataque de la Segunda Guerra del Golfo?¿“Sorpresa y Temor”? ¡Un nombre perfecto, “Sorpresa y Temor”! ¿Pero qué pasa si elenemigo no puede ser sorprendido y atemorizado? No porque no quieran, ¡sino que biológicamente no se puede hacer ! Eso fue lo que pasó ese día en las afueras de NuevaYork, esa fue la falla que casi nos cuesta toda la maldita guerra. El hecho de que no pudimos sorprender y atemorizar Zack se devolvió como un boomerang y nos pegó en lacara, ¡y permitió que Zack nos sorprendiera y nos atemorizara a nosotros! ¡Ellos no sientenmiedo! ¡Sin importar lo que hagamos, sin importar a cuántos matemos, ellos nunca, nunca van a tener miedo!

1 comentario:

El Gaucho Santillán dijo...

Parece interesante, che.

Un abrazo.