08 octubre 2012

El Kitsch

El kitsch provoca dos lágrimas de emoción, una inmediatamente después de la otra. La primera lagrima dice: ¡Qué hermoso, los niños corren por el césped! La segunda lágrima dice: ¡Qué hermoso es estar emocionado junto con toda la humanidad al ver a los niños corriendo por el césped! Es la segunda lágrima la que convierte el kitsch en kitsch. La hermandad de todos los hombres del mundo sólo podrá edificarse sobre el kitsch.

La Insoportable Levedad del Ser
Milan Kundera

1 comentario:

GABU dijo...

DON MILAN,un GRANDE que sabe de las miserias y miserabilidades humanas cotidianas...

BESOS DE MARTES CON SABOR A LUNES :S