21 marzo 2013

Este si que era un salado.

Podremos estar en contacto instantáneo con otros, donde sea que nos encontremos, podremos conectar con nuestros amigos en cualquier punto del planeta, incluso cuando no sepamos su actual ubicación física. Será posible dentro de 50 años, para un hombre dirigir remotamente sus negocios desde Tahití o Bali de la misma forma en que podría hacerlo desde Londres. Casi cualquier habilidad ejecutiva, administrativa o incluso física podrá realizarse independientemente de la distancia. Hablo totalmente en serio cuando sugiero que algún día podremos realizar neurocirugías en Edimburgo operando a paciente que se encuentren en Nueva Zelanda.

Arthur C. Clarke.
En 1964

No hay comentarios.: