29 noviembre 2013

Las de verdad, ya les decía yo que con los chinos no se jode.







Hacer la revolución no es ofrecer un banquete, ni pintar un cuadro; no puede ser tan elegante, tan pausada y fina. Una revolución es una insurrección, un acto de violencia mediante el cual una clase derroca a otra.

1 comentario:

El Gaucho Santillán dijo...

Yo pensaba que también se podía matar gente.

Ahora voy y me frustro.