04 abril 2014

Las preguntas básicas

“Las preguntas fundamentales que yo me hacía eran más bien preguntas que cualquier niño puede hacerse: ¿Qué debo hacer? ¿Para qué? ¿Adónde voy a ir? Toda filosofía nace de la preocupación de una persona en una situación. Toda filosofía existe en una situación y está influida por su tiempo. Eso fue guiando mis preguntas a pensar la situación mexicana. Me preocupé por hacer una reflexión filosófica que estuviera enraizada en la realidad del país, que era muy compleja. Cuando era muy jovencito participaba en un grupo que se nombramos “Hiperión.” Mis primeros escritos filosóficos corresponden a esa época. Con mi grupo de amigos hacíamos reflexiones filosóficas. La filosofía es la posibilidad de hacerse preguntas, no consiste en dogmas o en doctrinas. En ella no hay respuestas definitivas, hay preguntas. Es la interrogación constante que conduce a otras interrogantes. Las preguntas fundamentales permiten que cambiemos de opinión al reflexionar. Por eso la filosofía no es ideología, un bloque de doctrinas, sino que es un conjunto de preguntas que nace de la perplejidad del ser humano. Empieza en cuestionamientos que parecen sencillos como: ¿Quién soy? La filosofía griega decía que la filosofía es una virtud intelectual. Pero no una virtud para hacer productos, sino una virtud intelectual, para pensar mejor, para ver el mundo desde una perspectiva más amplia".

No hay comentarios.: