14 junio 2014

Poetas Contemporaneos: Vamos al Mundial - Delifin Quishpe

La cita mundialista nos trae no solo el deleite de poder observar juegos donde se enfrentan las 32 mejores selecciones del mundo dispuestas a dejar la vida por un pelota, sino también un repertorio artístico que va más allá de los goles que se comió España, y que incluyó por ejemplo a Pitbull en una versión más yorkshairesca que nunca, y que nos trae nuevamente a nuestro máximo exponente de la lírica latinoamericana, el Delfín.

En esta ocasión y luego de éxitos como Torres Gemelas, Pequeño Motel, y En tus tierras bailaré (con el acompañamiento de la Tigresa del Oriente y Wendy Sulca),  Delfín nos presenta su nuevo éxito, en conjunto con su amigo que no sabemos quién es, (pero suponemos se comió al resto de la banda). En el video además de la métrica que lo caracteriza Delfín nos demuestra sus grandes habilidades con el balón. Lo que hace pensar que no todos los mejores jugadores defienden a la selección de su país.



11 junio 2014

Autoeliminación colectiva


"Hacer de ti algo menor de lo que podrías ser –esa también es una forma de suicidio".

Benjamin Lichtenberg

04 junio 2014

El Bachural recomienda (nuevamente): Son Impresiones mías

El vasto mundo de la blogosfera es solo parte pequeña de la inmensidad de la internet, pero en todo pequeño lugar, siempre hay un sitio en particular que está ahí, escondido, esperando que alguien lo vea e invite a otro a ir hasta ahí.

Este el caso del blog de Julia, que seguido nos deleita con algunas joyitas como esta:

Loca, tipo desquiciada, enfermita, fuera de la órbita sensata de los pensamientos cuerdos. Loca porque saco angustias para afuera en forma de publicación. Loca porque hago palabras de mi carne y las suelto acá, donde cualquiera puede olerlas pudriéndose o pintar con su dedo comentarios ensangrentados al final del posteo. Loca porque decido exponer pedazos de mí ante ojos sedientos de morbo. Loca porque remuevo alguna fibra que preferirían dejar quieta. Loca pero mal de la cabeza, porque escribo y porque cuento y porque canalizo y porque busco formas de dejar constancia de mi humanidad en unos cuantos textos. Loca porque invierto pasión en un antro olvidado de la nube. Loca porque digo y porque no digo, loca. Loquísima por depositar sentimientos en un mensaje, cuando los sentimientos se guardan y se tapan y se lloran a solas, limpiándote los mocos con los trapitos sucios de tu historia soleada. Loca por gritar que existo en un blog de mierda. Loca por seguir haciéndolo después de cuatro años, a pesar de que poco a poco va dejando de ser rutina y también necesidad. Loca por esa terquedad de revolver en las mismas llagas de siempre. Loca por dejar que me lean y por leer que me dejan. Loca y estúpida y fuerte y frágil. Loca pero vibrando aún estancada. Loca por todo y por suerte loca.

Les recomendamos dejarlo guardado por ahí.