06 septiembre 2014

Cuidado

Se sabe de gente que perdió la cordura mirando esta misma imagen, impávidos, perdidos, desalojados de sus impulsos, con la vista fija, sin comer, sin dormir, sin escuchar, sin molestar, sin ser una carga para sus vecinos ni familia, dejando de ser personas productivas, alejados de la sociedad, por fuera de la realidad, unos parásitos sin huésped.

Se cree que aquellos que pudieron volver del estado de trance no fueron los mismos, parte de ellos cambió. Algunos incluso dicen que algo se apoderó de ellos, y que eso que son ahora, ya no es lo que eran, como los viejos seniles y dementes, como los poseidos por el demonio, como las ideas de izquierda y la habilidad de Forlán.

Lo dejo a su criterio.

Cuidado.


No hay comentarios.: