18 febrero 2016

Por su parte los creacionistas bien pueden chuparme la chota.



De hecho, ahora vemos que no se puede ser un verdadero darwinista y, a la vez, un defensor de la idea de progreso en biología, en ninguna de sus formas. Los elementos constructivos de la evolución son funcionalmente azarosos, y el que la selección reúna variaciones dentro de los grupos no afecta, en modo alguno, a la naturaleza esencialmente no direccional del proceso. Dada una necesidad, la opción que se toma para satisfacerla es una función de lo que se tiene a mano, y no de lo que sería la respuesta perfecta. Esta conclusión corresponde a lo que ocurre a nivel fenotípico. Muchas de las adaptaciones que con más éxito empezaron su vida en cualquier otro papel, y después cambiaron a su tarea actual.

Es más, no hay nada en la selección en sí que apoye el progresionismo. Lo que cuenta es la reproducción, aquí y ahora y en el futuro inmediato. Si la forma más simple y menos inteligente puede hacer un buen papel - y en muchas ocasiones éste es el caso -, entonces no se buscará una más compleja [...] El que la historia de la vida muestre un supuesto aumento de complejidad en ciertas formas no es más que una consecuencia contingente de el hecho de que el mundo está superpoblado y, por tanto, nuevas opciones requieren nuevas adaptaciones. Biológicamente todos podríamos desaparecer.

[...] El darwinismo es el polo opuesto al progresionismo.

Michael Ruse, Tomándose a Darwin en serio

16 febrero 2016



- No creo en los ovnis.
- ¿Eres de los escépticos?
 - No, en los transformers tampoco creo

14 febrero 2016

Woof


07 febrero 2016

Kandisnky


02 febrero 2016

El hombre en el castillo - Serie

Descubrí a Philip Dick hace ya varios años cuando de pedo compré un libro para llevarme de vacaciones. El amigo Philip K. era un enorme escritor de ciencia ficción, en cuyas obras se basaron Blade Runner, Total Recall, The adjustment boreau y Minority Report entre otras tantas. Un salado, considerando que se murió en 1982. Además de un salado, un tipo con problemas que tenía visiones y al parecer era un esquizofrénico y todas esas cosas que tan solo le dan alto color a lo que escribía.




El hombre en el castillo es una obra por la que ganó el premio Hugo, y trata de un presente diferente al que conocemos, donde se narra una historia que nunca ocurrió. Alemania y Japón ganan la segunda guerra mundial, y se reparten Estados Unidos, la costa Oeste pasa a manos japonesas, mientras el resto queda en manos de los nazis. El libro debo decir que no me apasionó demasiado, pero la serie de Amazon promete.



Al menos el primer capítulo está bueno. Se las recomiendo, seguro va a ser algo diferente a lo que estamos acostumbrados a ver en las series, ya que al menos la temática es un tanto novedosa para el formato. O al menos eso creo, si no es novedosa no me importa, si quieren dejen las que conocen y que son similares en los comentarios, sie s que conocen alguna, yo no creo, y si conocen alguna y no quieren dejarlo, no importa, no lo hagan, mejor vayanse a cagar. O no. En realidad bien pueden hacer lo que se les cante en el forro de las pelotas. Al menos hasta que vuelvan los nazis, o hasta que un japonés los atraviese con una Katana, o un palito chino, que no es japonés, pero es parecido.




Se puede ver en Amazon Prime (O en el viejo y querido emule, o en alguna página de series...)

01 febrero 2016

Miss Terapias

Hace un mes aproximadamente compré este libro después de un paseo obligado por la siempre igual feria de Ideas+ del Parque Rodó, donde uno a veces quiere dar rienda suelta a su ímpetu consumista y no encuentra en qué, así que después de revolver los cajones de libros, y luego de escuchar hablar sobre el libro en diversos medios me decidí a agarrarlo y después de leer la siguiente frase lo compré:
 
Algunos invierten en ladrillos, otros en la Bolsa, otros en arándanos. Yo invertí en terapias. Sabiendo que algún día iba a escribir este libro. Llegó el momento de recuperar la inversión.
                                                                                                      Valeria Tanco
 
 


El libro que sale unos 400 pesos y tiene 200 páginas vale mucho que los 2 pesos por página que se cobran por el mismo. Un libro sencillo que abre una puerta a la intimidad de una persona, y de muchas, pero en particular de una, lo cual es una especie de Gran Hermano leído, pero sin la nominación semanal, y un poco menos gráfico, y con menos uso de la palabra "boludo".

Es relativamente rápido de leer, y llega a ser muy disfrutable por momentos. El libro incluye unos tips muy útiles como ser la explicación de los diversos tipos de terapias, (Gestáltica, freudiana, conductual y lacaniana entre otras), el protocolo para una pareja en la que uno va a terapia y el otro no (extramadamente útil) y sobre todo, el cómo adiestar a tu hijo antes que vaya al psicólogo para que te haga quedar mal.