06 junio 2016


Es jodido cuando te parecés más al señor con el paraguas, es complicado cuando la monotonía del diario vivir hace que pases las horas pensando que podrías hacer, la procastinación de la procastinación en sí misma.

La mortalidad y la pesadez de la rutina. El caminar en ese círculo, del que ya uno ni se acuerda por donde empezó y dejó de contar después de la trigesimo novena vuelta, el tedio, el cansancio, la falta de objetivos.

Y tu hermana, la más chica, que entrega la cola al primero que se le acerca.




No hay comentarios.: