06 septiembre 2016

Dr. Bloodmoney



Si bien nuestro querido amigo Philip empieza el libro antes del evento apocalíptico, la historia de Dr. Bloodmoney se sitúa 7 años después de que caen las bombas que hacen mierda todo dejando cosas flúo y aberraciones genéticas a su paso, entre las que se encuentran ratas que tocan flautas, y perros que hablan. 

El libro cuenta varias historias que se van entrelanzando, por un lado la de Stuart McConchie, un negro (o afroescendiente) vendedor de aparatos de televisión; Hoppy Harrington un focomelo (por focomelo, léase tullido) capaz de mover los objetos a distancia y de arreglar pila de cosas; Bruno Bruthgeld, un científico abrumado por la culpa de su error de cálculo que ocasionó la muerte de miles de personas; Bonny Keller, una perfecta ama de casa norteamericana, feliz en el reducido mundo de su marido, su hogar y su psicoanalista, y que al parecer le gusta más la pija que el dulce de leche,  Walt Dangerfield, un astronauta embarrancado en su órbita alrededor de la Tierra, convertido en el más extraño y más popular disc jockey del mundo, y las historias de otros seres anodinos, hundidos en la vulgar cotidianeidad de la vida en una ciudad cualquiera de los Estados Unidos, luego de que todo se hace mierda y se debe empezar de nuevo.

En resumen mi querido y (mal de la capocha) escritor, presenta una novela con muchos personajes situados e interactuando en el mismísimo postapocalipsis. Un mundo que se queda sin comunicaciones, ni sistemas, ni whisky bueno y donde los supervivientes hacen lo posible por crear nuevas comunidades. Todo esto en un escenario de destrucción, hambre, envidia, sed de poder, y tullidos fluorescentes con poderes sobrenaturales.

No hay comentarios.: